nec dimittan neque obliviscetur

Amigos

viernes, enero 15, 2010

Castillos de arena


Hace ya muchos muchos años,cuando mi familia iba a la playa,yo en vez de ir con los demas a bañarme y jugar a las ahogaduras,preferia de quedarme en la orilla,justamente alli donde las olas lamian la arena,ha construir castillos de arena.Disfrutaba con aquella lucha perdida de antemano,ya que no importaba lo alto que hiciera los muros,que la mar acababa siempre por rebasarlos y demolerlos,ni lo profundo que hiciera el foso,que siempre el agua lo llenaba y desbordaba.

Asi uno tras otro,todos los castillos que construia acababan igual,convertidos en un informe monton de arena para,al cabo de las olas,desaparecer sin dejar rastro.

Otros chinijos mas listos,(o tal vez serian mas acorbardados?),levantaban sus castillos mas alla de la linea de la marea,en la arena seca donde nunca llegaba la mar.En consecuencia sus castillos no desaparecian de inmediato como los mios.

Pero nunca deje de levantar mis castillos de arena,aunque sabia que en el lugar que yo elegia jamas podria acabarlos,que siempre el agua los desmoronaba antes de que los rematara,siempre segui levantandolos.Siempre con la idea fija de que algun dia lograria lo imposible,un castillo de arena en medio de la mar.

Mi perrita,seguire construyendolos justo alla donde rompan las olas,porque lo sencillo,lo comodo y facil,carece de atractivo y de interes para mi.Porque desde siempre cuando una puerta se cierra otra se abre,y si no siempre hay una ventana.

Tarha.

"pelear sin descanso no tiene merito,el merito es estar cansado y seguir peleando"

Felipe.

1 comentario:

perra silvia {T} dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.